T23

Reportaje Especial: Orgulloso Inmigrante

ORGULLO INMIGRANTE

CONDADO DE MONTEREY, Calif. - Se ha dicho que entre estudiantes migrantes existe un fenómeno sobre la pérdida de identidad, y según expertos, eso luego disminuye la autoestima y el sentido de propósito, causando que jóvenes inmigrantes sean más propensos de abandonar sus estudios.

"Los estudiantes migrantes tienen que adaptarse a un nuevo lugar es un shock social," dijo el Director del Programa Migrante del Condado de Monterey, Dr. Ernesto Vela.

El Condado de Monterey cuenta con más de 8,000 estudiantes inmigrantes. La mayoría de ellos son de Michoacán, Guanajuato y Oaxaca.

Con el fin de combatir ese fenómeno y mejorar el autoestima y aprendizaje entre estudiantes migrantes locales y aquellos regresándose a México, el programa migrante del Condado de Monterey, este verano, le está dando la bienvenida a 17 maestros mexicanos.

"Es muy importante celebrar las culturas, nuestros idiomas y rescatar lo que somos. Y los maestros son un símbolo de eso, que la cultura no es algo atado a la geografía," explicó Vela.

El intercambio de maestros mexicanos a Estados Unidos forma parte del programa Binacional de Educación Migrante.

Vela fue quien viajó a México para elegir a maestros capacitados, llenos de carisma y con ganas de aprender y enseñar.

"Vienen con doble plan, primeramente de apoyar a los estudiantes a que continúen a practicar el
Español y aprender el Inglés mucho mejor," dijo Vela.

Cristina Farías Rosales de Michoacán y Laura López Fernández de Guanajuato, son dos de las maestras elegidas.

"Muchos estudiantes migrantes están retornando a nuestro estado, entonces es una cuestión de que quiero estar preparada para el momento que me toque trabajar con alguno de ellos tener todos los elementos para poder brindárselos," explicó Farías.


Según estadísticas del gobierno mexicano, su país recibe más de 500 repatriados de Estados Unidos al día.

Entre ellos, existen estudiantes y en varios casos no hablan español o su entendimiento es limitado.

"Todo el proceso social que ellos han venido cargando, muchas veces no se les da ese entendimiento que ellos requieren entonces creo que es muy importante que ellos se sientan a gusto se sientan cómodos porque lo que luego pasa es que ellos no se sienten ni de allá ni de acá," dijo Farías.

"Tengo muchísimos alumnos que su deseo es venir a Estados Unidos como mojados y las condiciones en las que se vienen son muy precarias muy malas, y es muy doloroso para mi ver esto. Considero, yo, que el hecho de darse cuenta que su maestra ha venido a otro país pero con documentos es probable que logren motivarse para que continúen su educación y venir de esa manera algún día a este país también a trabajar," agregó López.

Por eso ambas maestras quieren observar el sistema educativo estadounidense.

"He venido a aprender muchísimas cosas, el conocimiento nunca se agota y aquí tienen un programa de estudios diferentes a lo de nosotros y la idea es aprenderlo y hacer la fusión entre estos dos programas de estudios, mejorar mi inglés y poder apoyar a mis alumnos," dijo López.

Pero a la misma vez dijeron que tienen mucho que aportar.

"Lo que son valores de haya, lo que significa México como tal, la familia pos que ellos se sientan que pertenecen de haya que no lo olviden," dijo Farías.

Reforzar la identidad y cultura de cada uno de los estudiantes es una meta clave de las maestras, y que mejor manera de hacerlo que a través de una danza. Como parte de las clases ofrecidas por los maestros de México, los jóvenes participan y aprender sobre una danza muy famosa de los mayas. Y hasta crean su propio vestuario.


"Que sientan ellos orgullosos porque eso es prioritario para que puedan resaltar en la parte académica y cualquier otra," explicó Farías.

"Ayudarlos a sentirse en un país que no es el suyo sentirse en casa," agregó López.

Durante las seis semanas de estancia en nuestra región, los 17 maestros también ayudarán a estos jóvenes con su español, en las matemáticas y se reunirán con las familias de los estudiantes para crear unidad.

"Siento bonito porque me gusta lo que estamos haciendo con ella porque me gusta hacer muchas cosas como las que estamos haciendo con piñatas y cosas con barro," explicó el Estudiante Inmigrante Mauricio Ramírez.

Porque conociendo de donde son, según estos líderes, los ayuda saber a dónde van y a crear ese orgullo inmigrante.


Esta experiencia única también ayudará a que los maestros mexicanos conozcan cómo y qué tipo de tecnología utilizamos en los salones de clase ya que, según ellos, en varias partes de México hay mucha carencia en esa parte de su sistema educativo.

Un intercambio para crear orgullosos inmigrantes en ambos lados de la frontera.
 


comments powered by Disqus